“Nissan, conduce y disfruta”

Su primer posicionamiento al entrar en España fue “Los Japoneses”. Coches fabricados en Japón en un momento donde sólo existía SEAT y se empezaba a hablar de los coches alemanes como la nueva bicoca. Este eslogan comunicaba muchas cosas, aunque también transmitía un punto de distancia. La frialdad oriental que también existía en los coches. Después la marca se quiso volver más cercana y empática para llegar al público latino y quiso entrar en el mundo de las emociones, del disfrutar conduciendo, de la mano del eslogan “Conduce y disfruta” que lo mantuvo hasta principios del siglo XXI. Faltándole aún un punto de empatía (la cultura nipona nunca podrá tener el arrebato de aquí), evolucionó hacia el “Shift” (cambio).

Hoy la marca realmente sigue cambiando y se posiciona como la pionera en coches urbanos y eléctricos, sin embargo sin un eslogan claro de referencia. Hasta aquí una exigua pincelada de lo que es para mí Nissan (acrónimo de “Nippon Sangyo”), eso sí, sólo en la faceta de la imagen y la publicidad. De los términos económicos y de lo ocurrido en el ámbito social no entiendo lo suficiente, por lo tanto, no puedo hablar.  

Sí puedo decir que trabajé durante la época del “Conduce y Disfruta”, currando y disfrutando a partes iguales, es decir, mucho de una y mucho de la otra. Trabajé para la marca durante casi 10 años desde la agencia TBWA. Trabajamos para el Micra, convirtiéndolo en el utilitario de ciudad por excelencia. Para el Patrol, el coche por los aventureros. Lanzamos el Terrano, el primer todoterreno con carácter urbano. También hicimos las campañas de publicidad del Almera, del Primera, del familiar Serena, de la furgoVanette, del Pick Up (sí, el del Paisano en España y el del Foraster en Catalunya) … Una gama de coches y de personas que llevaré siempre dentro de mi corazón.  Debe irse de aquí todo un referente de fuera. Me entristece la noticia por todo lo que supone económica y socialmente pero, sobre todo, emocionalmente. Diría que es mi cliente de referencia. Allí aprendí el oficio de la publicidad. Aprendí a comerme los “cartones” cuando una campaña no era suficientemente buena. Aprendí lo que la publicidad emociona. Aprendí que el tándem agencia-cliente es vital para que una marca funcione. Aprendí que hay que saber mucho, muchísimo de una marca para poder comunicar bien y llegar al corazón de su cliente ideal.

Bueno solo deciros que me quedo con los viejos (y bellos recuerdos) y con el magnífico equipo cliente-agencia. Un fuerte abrazo para Daniel Young, Jordi Godayol, Pedro González, Bernat Marçal, Joan Fàbrega, Ignacsi Prieto, Joan Teixidó, Joan Grau, Jordi Sebastià, Ramon Sala, Xavi Munill, Tomas Descals y por la gran Nuria Madrid. Espero no haberme dejado a nadie. A pesar de ser un mundo de hombres, ¡Nos apañamos bastante bien!  

Para mi Nissan será siempre aquel “Conduce y Disfruta”. 

¡Adelante Nissan! Ojalá las cosas cambien y os podáis quedar en casa y nosotros seguir disfrutando de vuestra compañía en los dos sentidos de la palabra. 

Para los más nostálgicos, os dejo un link con los anuncios de la época que os estoy hablando…  https://www.youtube.com/watch?v=h8ou0-wOZkQ

Marta Royo Espinet / CEO Mosaiking Comunicació